MESÓN O'42 | ¿Un lugar de confianza en Rúa do Franco?

MESON.jpg

SANTIAGO DE COMPOSTELA

MESÓN O'42

 

Mesón O'42 Rúa do Franco, 42, 15702 Santiago de Compostela, A Coruña

-"Cazuela de almejas en salsita con pulpo, una empanada casera de atún deliciosa, unas ensaladas abundantes y jugosas, sin olvidar las tostas de pulpo con queso de la tierra, grandes y sabrosas, ni que decir del pan, gallego, casero y, ¿Que no puede faltar en las grandes mesas gallegas?".

 
¿Vamos a la calle más turística de la ciudad? Para muchos esta frase causa terror, para mí la primera, y es que es normal dado que hablamos de lugares enfocados al turista y, ¿Todos sabemos como tratan ciertos restaurantes al turista verdad?.

En lo personal y por la parte que me toca quizá tuve suerte o quizá no, quien sabe... La cuestión es que aterricé en Mesón O'42 a raíz de ganar un concurso que activaron en Instagram, el premio era una cena para dos con la temática de San Valentín.

El caso es que yo pude ir pasadas dos semanas después, y reconozco que iba de puntillas y despacio.

LLegué temprano y como hago siempre me puse a visualizar el mejor lugar y más iluminado para sacar mis mejores fotografías, me dirigí al personal de barra y le pregunte si podría sentarme en el lugar escogido, así sin más sin presentarme, (Lo hice a posteriori) a lo que me dijo que sin problema ninguno. En O'42 desde el momento 0 fueron amables conmigo, atentos y no faltó detalle alguno.

Pude escoger lo que quise de la carta aunque no sin antes dejarme aconsejar por nuestro camarero, que aunque me pidió que no hablara de él, voy a pasar por alto eso y decir (porque creo que le va a favorecer bastante) que me pareció una gran persona, profesional y con todas las cualidades necearías para poder representar la gran y (no fácil) tarea de camarero.

Cambié dos veces de mesa antes de empezar a comer y es porque yo soy así, de extremos pero al final doy con el gran valor para mi trabajo.

Empezamos con un vino tinto afrutado y frio, seguido de las carnes, croca para ser exactos, berberechos, cazuela de almejas en salsita con pulpo, una empanada casera de atún deliciosa, unas ensaladas abundantes y jugosas, sin olvidar las tostas de pulpo con queso de la tierra, grandes y sabrosas, ni que decir del pan, gallego, casero y, ¿Que no puede faltar en las grandes mesas gallegas? Los postres señores, los licores y el Gin Tonic!

Filloas, de las mejores que he probado, rellenas de crema de nata tipo merengada, con un toque perfecto de sirope de chocolate. Copa tres chocolates servida de forma elegante y que más puedo decir...

Un servicio excelente y no es de extrañar porque nada mas llegar el restaurante se lleno por completo, mesas llenas de exigentes comensales que buscan exquisito trato y plato. Todo ello aderezado con el ingrediente que no puede faltar, la amabilidad, la predisposición y la profesionalidad de todo su personal, cualificado de arriba abajo.

Gracias por leer

Marité

The Foodie SearcherMESON 0'42